Presentamos el blog

Presentamos el blog

Un grupo de profesores y profesoras muy próximos a la Biblioteca tomamos la iniciativa de confeccionar este blog que se presenta con la finalidad de compartir experiencias en torno a la lectura. Es intención de los creadores de este blog que sea abierto a toda la Comunidad Educativa, tanto en la confección de las entradas como en los comentarios que puedan hacerse sobre los temas que se traten. Os invitamos a participar y convertiros en sus protagonistas.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Relatos ganadores del Concurso literario infantil y juvenil de Puente Tocinos

El pasado mes de noviembre, la Junta Municipal de Puente Tocinos convocó un concurso literario para los alumnos de los centros educativos de esta pedanía. A este concurso se presentaron bastantes alumnos y alumnas del IES Aljada. Algunos de ellos resultaron premiados. Además de los autores de los poemas y relatos que aparecen en esta entrada, también resultaron premiadas: Ana Rodríguez Gómez (4º de ESO) y Kathleen Peñaranda Robles (4º de ESO). ¡Enhorabuena a todos ellos! 



Primer premio de narrativa, ESO: 
Aurora Albarracín Abellán, alumna de 2º de ESO


Se despertó de madrugada, turbios pensamientos habían hecho que la pasada noche hubiera sido una de las más largas de su vida. Esta había sido acompañada por una espeluznante tormenta. Los destellos de relámpagos entrando por su ventana, las olas rompiendo fuertemente contra las rocas del acantilado y los aterradores estruendos de las nubes chocando habían contribuido al sin vivir de aquella noche.

Entonces fue cuando decidió que ir a dar un paseo por la playa le ayudaría a aclarar sus ideas. Cuando llegó, el lugar estaba desierto; quizás porque era demasiado temprano o porque no hacía muy buen tiempo para bañarse. De cualquier modo, se encontraba totalmente solo.
Empezó a andar por la orilla de la playa dejando que sus pies se mojaran con la húmeda arena. Pasado un rato se paró a descansar en unas rocas, divisó en el horizonte cómo el tímido sol empezaba a despejarse entre las nubes y dejaba un bonito reflejo en el agua; cientos de destellos brillaban sobre las mansas aguas del Mar Mediterráneo. Esta playa le recordaba tiempos pasados: su infancia, su juventud, su primer amor, quizás el único, quizás el último… Tiempos de felicidad, una felicidad imperceptible para él en esos momentos.

Sintió entonces el deseo de quedar con ella. Así pues fue a su encuentro.  No se tomó demasiada prisa en llegar, pues sabía que esperaba su venida. Los pies le arrastraban, cada paso le  recordaba a un momento de su vida, cada paso le hacía estar más seguro de su decisión.

Se aproximó a su  lugar de encuentro, un acantilado solitario en medio de la nada. Se acercó y sintió su presencia, notó cómo se sumergían en un profundo abrazo, cómo ella empezaba a formar parte de él y él empezaba a formar parte de ella. La dejó apoderarse de sus fuerzas, como si un gran manto negro lo cubriera; las piernas empezaron a temblar, un sudor frío transpiraba por su piel, su mirada se perdió en el infinito, y fue ella, la misma muerte, la que le empujó a las profundidades del mar.


Resultado de imagen de hombre junto al mar


Primer premio de poesía, ESO: 
Bárbara Navarro Vera, alumna de 2º de ESO

Éramos libros cerrados
Con miedo a ser leídos
Con miedo a ser mostrados
Con miedo a ser vendidos.

Era el miedo de un rechazo
De que el mundo nos ignore
De que nos dieran un portazo
Y sintiéramos dolores.

Porque amábamos la libertad
Adorábamos ser un secreto
Era el poder de amar,
Era nuestro privilegio.

Era nuestra forma de vivir
Era nuestra forma de pensar;
Las promesas por cumplir
Era una forma de actuar.

Y a principio de cada abril
Nuestras páginas florecían
Como rosas en un jardín
Que riegan día a día.

Nos dedicábamos a nosotros
Pero nunca perdimos el tiempo
Aunque el pensamiento de otros
Nos impedía ser perfectos.

Personajes principales
De una historia preciosa
Que en medio de rosales
Parecíamos mariposas.

En un sueño perfecto
Donde nadie nos veía
Éramos el cuento
Que desea toda niña.

Pero un día vino un hombre
Con apariencia destructiva
Que donde humanos se esconden
Le solían llamar “vida”.

Era alguien cruel
Que quería terminarnos,
Sin decir un porqué
Intentaba borrarnos.

Nuestra historia se acabó
Y dejamos de escribir
Una sencilla razón,

Metáfora de morir.

Resultado de imagen de vida y muerte imágenes

Primer accésit de poesía, ESO: 

Antonio Aguilera García, alumno de 1º de FPB

Este silencio ruidoso

Este silencio ruidoso,
este espejismo de mar en el desierto,
esta sangre sin su vena, esta pena de los dos,
esta locura por amor,
esta pérdida sin dolor,
este corazón con caireles, estos vaivenes de cariño...
Ojala fuéramos otra vez aquellos niños 
con ese beso que formó nuestra historia, 
ahora camino roto por culpa de lo que no pasó.


Tu te quiero 

Esta sombra que alumbra el amanecer de la pasión,
el amor con corazones desvestidos.
Ojalá pudiera respirar tus labios, tocar tu alma 
y que este sentimiento no se funda con el olvido, 
que el querer que tenemos no se desgaste con el tiempo 
bajo este cielo opaco y me deje ver el alba.

La única palabra que quiero escuchar de tu boca es tu te quiero.

Resultado de imagen de enamorados



Primer premio de poesía, Bachillerato: 


Paula Sánchez Pujante, alumna de 1º de Bachillerato

Vivimos en tiempo 
despacio, lento, 
rápido, no llegamos; 
calla, que no, 
que tenemos tiempo.
Al trabajo, a clase, a una cita,
a la peluquería, al bar; 
rápido, que cierra, que se van.
A una quedada, 
a un viaje, 
el tren se escapa,
el avión zarpa y el barco vuela 
en cuestión de un pestañeo. 
Vivimos condicionados 
por las manecillas del reloj, microsegundos que hacen 
que mientras miramos,
otros estén viviendo. 
El estrés, las náuseas,
tiempo pegado 
al igual que las sábanas 
un lunes de resaca, 
el corazón se acelera, 
todo tiembla,
visualizas el destino
y hasta rezas sin creer 
para llegar a tiempo.
Pasan los días y todo,
es una continua rutina de: 
"corre, que no llegamos".
Hasta que un día se para el reloj. 
Tiempo, tiempo,
tiempo que habremos malgastado,
tirado, arrugado y escupido,
tiempo que se irá
 en forma de un último suspiro 
sin haber sido aprovechado. 
Nuestro reloj, 
el único que nos daba fuerza 
y marcaba nuestro ritmo,
ya no tiene pilas,
se apagó, y con él
 la oportunidad de haber vivido.
"Calla, que no, que tenemos tiempo".


Resultado de imagen de relojes de dalí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada