Presentamos el blog

Presentamos el blog

Un grupo de profesores y profesoras muy próximos a la Biblioteca tomamos la iniciativa de confeccionar este blog que se presenta con la finalidad de compartir experiencias en torno a la lectura. Es intención de los creadores de este blog que sea abierto a toda la Comunidad Educativa, tanto en la confección de las entradas como en los comentarios que puedan hacerse sobre los temas que se traten. Os invitamos a participar y convertiros en sus protagonistas.

jueves, 16 de mayo de 2013

Teatro Grecolatino en Cartagena


TEATRO GRECOLATINO EN CARTAGENA

Los alumnos del departamento de Latín, Griego y Cultura Clásica estuvieron el pasado 18 de abril en Cartagena para participar en el Certamen de Teatro Grecolatino que desde hace ya muchos años se celebra en esta antigua ciudad.



La idea de poner en escena obras antiguas en su marco original partió de unos profesores de Latín y Griego a los que que – hace ya más de treinta años - se les ocurrió llevar a sus alumnos al recién restaurado teatro de Segóbriga. Las ruinas de esta ciudad romana se encuentran en la provincia de Cuenca, cerca ya de Madrid. Lo que empezó siendo un “experimento” tuvo tanto éxito que se siguió organizando en los años siguientes, cada vez con más participantes, hasta que llegó un momento en que el teatro de Segóbriga, siendo grande,  se quedó pequeño y hubo que buscar otras sedes y otros teatros romanos por la geografía española. Así fue como Mérida, Tarragona y después Cartagena pronto vieron llegar cientos, miles de alumnos de toda España que querían vivir la experiencia de ver una obra antigua representada en el mismo sitio en el que se habían representado casi dos mil años antes.


El teatro de Cartagena fue el más grande y uno de los más impresionantes de la Hispania romana

Al revés de lo que sucede en Segóbriga o Mérida, donde la buena conservación de los teatros hace posible representar las obras allí mismo, en Cartagena tenemos que conformarnos con verlo un poco “desde arriba”, porque la representación se celebra en el auditorio del Parque Torres, más cómodo y más adecuado para este tipo de eventos. Pero no importa, porque el teatro romano está justo al lado y no es difícil imaginarse cómo sería una obra representada en un teatro que hace casi dos mil años era el más grande y uno de los más lujosos de toda Hispania (su construcción fue costeada por los nietos del emperador romano Augusto; las columnas del escenario fueron fabricadas en Italia y traídas en piezas desde allí para montarlas luego en su emplazamiento definitivo, así que no piensen los de IKEA que han inventado nada nuevo).


Las columnas fueron traídas en pizas desde Italia. Siglos más tarde se usaron estas pizas como material de relleno.

Los actores son de Madrid, y pertenecen a una compañía de teatro, el Grupo Selene, que está especializada en obras - tragedias y comedias - de teatro clásico, griego y romano. Son conocidos en toda Europa.

La obra representada este año, Electra, se estrenó en Atenas hace casi 2500 años, y fue uno de los éxitos de Sófocles, a quien sus contemporáneos – y también el filósofo Aristóteles, un siglo después - consideraban en su tiempo el mejor autor dramático. Junto con Edipo Rey y Antígona, la tragedia Electra es su obra más famosa.

Electra es el ejemplo de una persona que ha consagrado su vida a un ideal y que, al ver que pasan los años y su sueño no se cumple, se hunde en la frustración.

Electra (izquierda) soporta continuamente los reproches de su madre, la reina Clitemnestra.
Electra es un princesa, hija de los reyes de Micenas. Siendo ella muy joven, el rey Agamenón regresa de la guerra de Troya, pero muere asesinado por la reina y su amante. Para evitar que muera, Electra coge a su hermano Orestes, un niño todavía, y se lo da a un esclavo para que lo lleve lejos de allí, pero, antes de partir, le arranca a su hermano la promesa de que volverá para vengar la muerte del padre. Pasan los años. Electra no sabe nada de Orestes - en este momento empieza la obra de Sófocles – pero se resiste a perder la esperanza de que regrese, como le ha pasado a su otra hermana. Un día llega al palacio la falsa noticia de que Orestes ha muerto aplastado por los carros durante una carrera. La nueva conmociona a los habitantes de Micenas. Electra se hunde. Pero entonces, inesperadamente...


El coro consuela a Electra, que acaba de recibir la noticia de la muerte de su hermano.

En las tragedias griegas, el coro, que canta y baila, no es un adorno o complemento de la acción dramática, sino que es un personaje colectivo, es el pueblo (Atenas fue la primera democracia) y la voz de lo que solemos llamar “sentido común”. En esta obra el coro lo forman las amigas de la familia, que consuelan a Electra en su dolor, pero también le recriminan su intransigencia.

La representación fue despedida con una fuerte ovación del público, que felicitó especialmente a la actriz protagonista.


Los actores agradecen los aplausos del público. En primer plano Orestes y su hermana Electra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada